Los trucos de algunas eléctricas al descubierto

Son tiempos convulsos y existen muchos cambios de comercializadora. Las eléctricas, en especial las grandes, son conscientes de ello y buscan pescar todo lo que puedan en río revuelto. Para ello utilizan, en muchos casos, todo tipo de artimañas. Vamos a descubrir algunas en este artículo:

El MWh al 50%

No paramos de escuchar en las noticias que el MWh está en máximos históricos: 180€, 250€ o incluso 288€/MWh. Un par de eléctricas se han lanzado al mercado con ofertas de unos 60€/MWh. El usuario medio tiende a pensar que 60€ MWh sobre un precio hipotético actual de la energía de 180€ MWh implica que pagará una tercera parte en su factura de la luz (60/180). No obstante, hay que tener en cuenta que al precio de la energía hay que sumarle los peajes, la potencia y los gastos de gestión (si tiene). En algunas promociones hemos visto que parte de lo que descuentan del término de energía lo cobran luego a través de potencia. Para evitar que nos hagan el lío lo mejor es hacer una simulación completa y ver cómo quedaría el importe total de la factura. 

Primer año con descuento

Algunas comercializadoras también utilizan un descuento para aparecer primeras en los comparadores. Este descuento a veces no es del todo visible y puede hacer pensar que la tarifa es más barata de lo que realmente es. Si el cliente utiliza un descuento ha de ser consciente de cuánto pagará una vez finalice dicha promoción ya que la sorpresa puede ser mayúscula. 

La obsesión por el término de energía (€/kWh)

Las eléctricas son muy conscientes de que el €/kWh manda y, por eso, en muchos casos reducen el margen en el término de energía para luego inflar el término de potencia. Subir un poco el término de potencia por encima del mínimo regulado es una práctica bastante habitual. Ahora bien, hay tarifas que son verdaderos atropellos.

Comparar manzanas con manzanas

En algunos casos (más de lo que sería deseable), las tarifas están formuladas para dificultar la comparativa por parte del usuario. Algunos ejemplos: gastos de gestión cobrados en forma de €/kWh, las horas que tu elijas un 25% más baratas, servicio de mantenimiento de caldera gratuito, etc. Es recomendable utilizar un hogar medio (3500 kWh y 4 kW de potencia) para hacer una simulación y ver el total de la hipotética factura. Esto nos ayudará a comparar más fácilmente.

Estas son algunas de las malas praxis de las comercializadoras que, con un poco de atención, se pueden esquivar. La reputación online (ej. Google Reviews) de una comercializadora también nos puede dar una pista de si sus tarifas tienen truco o si son tan transparentes como dicen.

      Tarifa Más Barata
      Logo