¿Contrato o prepago? Descubre cuál te conviene

¿Recuerdas que, hace unos años, se te podía acabar el saldo del móvil? Para poder volver a llamar o mandar SMS, tenías que ir al quiosco o a una tienda, comprar una tarjeta e introducir un código en el móvil para recargar el saldo. Pues, lo creas o no, aunque el contrato es lo más popular a día de hoy, las tarjetas de prepago se siguen usando. ¡Y son muy útiles en muchas ocasiones! ¿Quieres saber en qué consisten ambas modalidades y si te conviene más el prepago o el contrato? ¡Vamos allá!

¿En qué consiste la tarifa móvil con contrato?

Cuando firmas un contrato con un operador por una tarifa plana al mes, se considera una tarifa de contrato. Esta tarifa plana te ofrece un número determinado de llamadas, mensajes y datos que puedes usar. Y, con ella, todos los meses pagarás lo mismo independientemente de si usas todos los minutos y megas o si no los llegas a gastar. No obstante, si se te gastan y necesitas más, deberás abonar un precio adicional.

Las tarifas de contrato son las más comunes y, por norma general, son las que ofrecen por defecto las compañías. Generalmente, puedes decidir cuántos minutos, datos, etc., contratas y adaptar el servicio al uso que le vayas a dar.

Las ventajas y desventajas del contrato

La principal ventaja del contrato sobre el prepago es la comodidad de no tener que estar pendiente del consumo. De hecho, si todos los meses usas más o menos lo mismo, no tendrás que estar atento a si se te acaban los datos y los minutos. Además, como las tarifas de contrato suelen ofrecerse en paquetes que incluyen otros servicios como televisión e internet, por norma general, tienen precios más económicos.

En cuanto a las desventajas, la principal es que, si usas más datos o minutos de los contratados, el precio por estos puede ser más elevado de lo habitual. O, si no quieres pagar por ello, puedes estar parte del mes sin servicio. Sin embargo, es algo que se puede evitar si conoces tus hábitos de consumo. 

Imagen 2: Las tarifas de prepago te permiten controlar mejor tus gastos

¿En qué consiste la tarifa móvil con prepago?

Con una tarifa de prepago, el usuario añade una cantidad de dinero en su tarjeta para gastarlo como quiera. Verbigracia, el cliente ingresa veinte euros en su tarjeta de prepago y, cuando se gasten, decide si quiere ingresar más o no. Por lo tanto, si optas por esta modalidad, tú decides exactamente cuánto quieres gastar y cuándo hacerlo.

Las ventajas y desventajas del prepago

La ventaja más notable es el control sobre la factura. Con una tarifa de contrato, pagarás lo mismo todos los meses. Pero, con la de prepago, si hay un mes en el que estás más apretado, puedes gastar menos en telefonía e invertirlo en otras necesidades.

Eso sí, la desventaja principal es que, si se te acaban los datos o las llamadas, no tienes posibilidad de usar el servicio hasta que no recargues la tarjeta. Y esto puede ser muy perjudicial en caso de emergencia. Igualmente, deberás estar pendiente constantemente de tu saldo para que no se te acabe sin que te des cuenta y te encuentres de repente sin servicio.

¿Contrato o prepago? ¿Cuál es mejor para mí?

Como has podido ver, tanto el contrato como el prepago tienen sus beneficios e inconvenientes. Así pues, si lo que más te interesa es la comodidad de no tener que estar pendiente de tus gastos y de saber que siempre tendrás disponible el servicio, lo mejor para ti es el contrato. 

Por su parte, si lo que buscas es tener un control total sobre lo que gastas cada mes y la posibilidad de decidir lo que pagas cada mes, el prepago es la opción ideal para ti. Esto es especialmente conveniente si la línea es para uno de los peques de la casa. Así, podrás controlar completamente lo que consume. Igualmente, si tienes una segunda línea que usas en contadas ocasiones o no sueles usar el móvil con frecuencia, el prepago te permitirá gastar solo lo que consumas.

Descubre cuál es la tarifa de móvil que más te conviene y no gastes ni un céntimo de más.

Tarifa Más Barata | Luz, Gas, Fibra y Móvil
Logo